EL CHISTOSO ASIMOV PDF

Atomic age blue sky stuff with a sense of the frontier in it a still with a bit of optimism in future. Heinlein assimov previously produced by Cordwainer Smith and Poul Anderson. Prima o poi doveva accadere: Published June 1st by Ace Trade first published Asimov is probably best known for his Foundation series, which includes Foundation, Foundation and Empire, and Second Foundation. My library Help Advanced Book Search. He would take seemingly absurd stories and place a sense of rationality into them. Perish the thought, though, that due to a preference for simplicity his stories would lack ambition.

Author:Zulugis Tygomuro
Country:Papua New Guinea
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):26 January 2004
Pages:70
PDF File Size:10.73 Mb
ePub File Size:17.67 Mb
ISBN:969-1-63981-843-8
Downloads:14576
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gokasa



Como de costumbre, confiaba sobre todo en su intuicin. Apareca empequeecido por la mquina a la que se enfrentaba, aunque slo tuviera a la vista una mnima porcin de sta.

Sin embargo, no le importaba. Hablaba con la confianza sin cumplidos de quien se sabe enteramente el amo. Se tambale dando un paso atrs y exclam: Max! Yo estoy casado con ella y tengo esa obligacin. Pero por qu t? Meyerhof pens: Muy bien. Dejemos ahora que le baje hasta las tripas y que lo digiera un poco.

Son una voz detrs de l: -Eh! Meyerhof borr el sonido de este monoslabo y puso en punto neutro el circuito que haba utilizado. Gir en redondo y protest: -Estoy trabajando. No suele llamar a la puerta? No sonri como acostumbraba al saludar a Timothy Whistler, un veterano analista al que trataba con tanta asiduidad como a cualquiera.

Arrug el entrecejo como lo habra hecho al ser interrumpido por un extrao, frunciendo su flaco rostro en una mueca que lo dej ms arrugado que nunca y que pareci extenderse hasta su pelo.

Whistler se encogi de hombros. Vesta su bata blanca y llevaba las manos apretadas en los bolsillos, formando en ellos unas marcadas lneas verticales. La luz roja no estaba encendida. Meyerhof gru distrado. Haba estado pensando demasiado intensamente en su nuevo proyecto y olvidaba los pequeos detalles.

Y sin embargo, apenas poda reprochrselo. El asunto era importante. No saba por qu, desde luego. Los Grandes Maestros raras veces lo saban. Y precisamente eso, el hecho de estar ms all de la razn, les converta en Grandes Maestros.

Cmo si no poda mantenerse la mente humana frente a aquella masa de solidificada razn de diecisis kilmetros de longitud, a la que los hombres llamaban Multivac, el ms complejo ordenador jams construido?

Qu le trae por aqu? Algo importante? Hay unos cuantos baches en la respuesta sobre el hiperespacio Trabajando, dice? Qu hay de raro en eso?

No veo por aqu a nadie ocupado en eso. Whistler forz una sonrisa: -No ir a decirme que le estaba contando un chiste a Multivac? Los ojos de Meyerhof midieron al otro de arriba abajo.

Ni a usted ni a nadie. Sent curiosidad, eso es todo Bueno, puesto que trabaja, le dejo Y lanz una ojeada en derredor, frunciendo de nuevo el entrecejo. Se qued mirando a Whistler mientras ste se retiraba. Luego, activ la seal de operaciones con un violento apretn de su dedo.

Comenz a pasear de un extremo a otro de la habitacin, tratando de recuperar la calma. Slo porque no se preocupaba de mantener a raya, a la debida distancia social, a todos aquellos tcnicos, analistas y mecnicos, porque los trataba como si fueran tambin artistas creadores, se permitan tomarse aquellas libertades Ni siquiera saben contar chistes como es debido, pens ceudo.

Este pensamiento le volvi instantneamente a su labor. Se sent de nuevo. Que el diablo se los llevase a todos! Puso en funcionamiento el apropiado circuito de Multivac y comenz: -Durante una travesa en extremo ruda, el camarero de un transatlntico se detuvo en la pasarela y mir compasivo al hombre que se aferraba a la barandilla, con la mirada posada fijamente en las profundidades, clara muestra de los estragos del mareo.

Con toda amabilidad, el camarero dio una palmadita en la espalda del hombre: nimo, seor! Ya s que la sensacin es ms que desagradable, pero tenga en cuenta que nadie ha muerto nunca de mareo. El afligido caballero alz la verdosa y torturada faz hacia su consolador y jade con ronco acento: No diga eso, hombre, por Dios!

Es slo la esperanza de morir lo que me mantiene con vida Pese a hallarse un tanto preocupado, Timothy Whistler sonri y dirigi un ademn con la cabeza a la secretaria cuando pas ante su mesa. Ella le devolvi la sonrisa. Una secretaria humana, pens l, supona un elemento arcaico en el mundo de ordenadores electrnicos del siglo xxi. Mas tal vez fuese natural que esa institucin sobreviviese en la propia ciudadela de la electrnica, en la gigantesca corporacin mundial que manipulaba a Multivac.

Whistler penetr en el despacho de Abram Trask. El representante del gobierno se hallaba en aquel instante descansando, entregado a la cuidadosa tarea de encender una pipa. Sus oscuros ojos relampaguearon en direccin a Whistler, y su afilada nariz se destac prominente contra el rectngulo de la ventana situada tras l.

Whistler se sent, diciendo a continuacin: -Creo que nos enfrentamos a un problema, Trask. Trask esboz una semisonrisa. No soy ms que un inocente poltico. Era una de sus frases favoritas. Trask tom asiento al instante, con clara expresin de desamparo. Whistler comprenda muy bien la sbita infelicidad de su interlocutor.

Trask era el representante del gobierno encargado de la Divisin de Ordenadores y Automacin del Ministerio del Interior. Se esperaba que supiera desenvolverse en las cuestiones de poltica que implicaban a los satlites humanos de Multivac, de la misma manera que aquellos satlites tcnicos haban de ocuparse del propio Multivac. Pero un Gran Maestro era algo ms que un satlite. Incluso ms que un simple humano. En la historia de Multivac, se haba hecho muy pronto evidente que los atascos se deban a una simple cuestin de procedimiento.

Multivac poda responder a los problemas de la humanidad, a todos los problemas, siempre que Pero al irse acumulando los conocimientos a una celeridad creciente, se haca tambin cada vez ms difcil localizar esas preguntas con sentido.

La razn sola no lo consegua. Se necesitaba un tipo raro de intuicin, la misma facultad mental -slo que muy intensificada- que converta a un hombre en un gran maestro del ajedrez. Se precisaba un cerebro capaz de abrirse paso a travs de los cuatrillones de jugadas del ajedrez hasta hallar el mejor movimiento. Y hallarlo en cuestin de minutos. Trask se agit inquieto en su butaca.

Eso es todo? No se puede impedir a un Gran Maestro que siga la lnea de investigacin que le parezca. Ni usted ni yo nos hallamos lo bastante capacitados para juzgar el valor de sus preguntas. Lo sabe usted muy bien. Y yo s que lo sabe. Lo ha tratado usted alguna vez socialmente? Trata alguien a un Gran Maestro socialmente? Al fin y al cabo, son humanos y dignos de compasin. Ha pensado alguna vez en lo que supone ser un Gran Maestro?

Saber que nicamente existen una docena de personas iguales a ti en el mundo, que slo nacen una o dos por generacin, que el mundo depende de ti, que un millar de matemticos, lgicos, psicolgicos y fsicos confan en ti?

Trask se encogi de hombros y murmur: -Yo me sentira el rey del mundo Ellos no se sienten reyes de nada. No tienen a nadie con quien hablar, ninguna sensacin de ser queridos. Escuche, Meyerhof no desperdicia nunca una oportunidad de reunirse con los muchachos. No est casado, claro. No bebe.

No posee una naturaleza sociable Sin embargo, se obliga a s mismo a buscar compaa, porque la necesita. Y sabe qu hace cuando sale con nosotros, cosa que sucede al menos una vez por semana? Todo esto resulta nuevo para m. Buenos, por cierto. Es magnfico en ese aspecto. Toma una historieta, por muy vieja y tonta que sea, le da la vuelta de tal modo que hace gracia.

NCPDP UNIVERSAL CLAIM FORM PDF

Asimov Isaac - El Chistoso

Ni a usted ni a nadie. Por eso se tomaban esas libertades. Por el amor de Dios, no me diga esto. No puede impedir que un Gran Maestro inicie la serie de preguntas que se le antoje.

INTRODUCCION A LA BIOINGENIERIA MARCOMBO PDF

EL CHISTOSO ISAAC ASIMOV PDF

Como de costumbre, confiaba sobre todo en su intuicin. Apareca empequeecido por la mquina a la que se enfrentaba, aunque slo tuviera a la vista una mnima porcin de sta. Sin embargo, no le importaba. Hablaba con la confianza sin cumplidos de quien se sabe enteramente el amo. Se tambale dando un paso atrs y exclam: Max!

CARL HIAASEN SKINNY DIP PDF

El chistoso

Kajora The Complete Stories 1. Mar 25, Josh rated it really liked it. Also, most of the stories seemed and probably were familiar. True, some of them were standouts, even in a uniformly good collection.

CARA URUT ZAKAR PDF

EL CHISTOSO ASIMOV PDF

Akilkree Looking back though, after having read the whole book: View all 4 comments. He also wrote mysteries and fantasy, as well as a great amount of nonfiction. The stories are definitely out-dated. James Livingston rated it did not like it Nov 08, He is one of a rare breed that can understand the workings of the Multivac. It was jarring reading the descriptions of computers or the thoughts of the characters in regards to some social situation. Silas rated it liked it Jan 26, He brought forward several, surreptitiously, the last was William Shakespeare, who was surprised by his reception. Were it for some of the stories alone, I would have given this five stars, but admittedly there are some, particularly the early ones, that fall just slightly short of that perfection.

Related Articles